12
Mar, Dic
18 Nuevos artículos

Castillo presenta unos presupuestos para 2018 que atienden “a las demandas de los talaveranos”

Actualidad
Typography
El concejal de Economía y Hacienda de Talavera de la Reina, Arturo Castillo, dijo ayer, que los presupuestos municipales para 2018 nacen para dar respuestas a las demandas de los talaveranos “con un esfuerzo inversor” para sacar adelante proyectos como la ampliación de la segunda fase del polígono Torrehierro, o la variante.

En rueda de prensa, el concejal informó de que el presupuesto asciende a 63.445.000 euros, de los que casi dos millones de euros se destinarán a “inversiones reales”, que además supone un 77 por ciento más que el pasado año.

Así, Castillo indicó que alrededor de un millón de euros irá a parar a la ampliación de segunda fase de Torrehierro, y 200.000 para las expropiaciones de la variante. Las inversiones también contemplan mejoras en instalaciones deportivas como la pista de atletismo o la piscina climatiza del Prado, “muy demandadas por los talaveranos”, además de una partida para la construcción de dos bloques de nichos en el cementerio “y garantizar así los enterramientos”.

El edil explicó que los presupuestos también son “sociales”, y dejó claro que el Ayuntamiento nuevamente ha destinado una partida de medio millón de euros para el Fondo de Emergencia Social; además de que el presupuesto de Servicios Sociales e Igualdad es uno de los más elevados con 4,6 millones de euros.
Medio Ambiente es otra de las concejalías que más presupuesto aglutina con 10,9 millones de euros y contempla inversiones en nuevos contenedores para mejorar la limpieza de la ciudad. Seguridad y Movilidad es otra de las áreas con mayor partida presupuestaria que alcanza los 12 millones de euros.

DEUDA MUNICIPAL

Arturo Castillo recordó que en 2011, cuando el equipo de Gobierno llegó al Ayuntamiento la deuda municipal era de 33 millones de euros, a los que se sumó un préstamo de 7,5 millones de euros que pidió el PSOE en 2010 para hacer inversiones “que no realizó y que todavía estamos pagando”, posteriormente se añadieron 15 millones para pagar facturas que estaban sin abonar a proveedores de legislaturas anteriores y a los que se sumaron 4 millones de euros para hacer frente a la expropiación de la Plaza Juan de Herrera; “en total, tuvimos que pedir préstamos a los bancos por valor de 24 millones de euros para hacer frente a todos esos pagos con los que no contábamos”.

Sin embargo, Castillo destacó la buena gestión que ha llevado a cabo el equipo de Gobierno en estos años, y avanzó que a 31 de diciembre de 2017 la deuda del Ayuntamiento será de 28 millones, “y según nuestras previsiones, a 31 de diciembre de 2018 la deuda bancaria bajará hasta los 24 millones de euros”. Por eso, subrayó que de no haber tenido que hacer frente a los préstamos por 24 millones de euros para pagar lo que dejó el PSOE sin abonar, “la deuda bancaria del Ayuntamiento sería cero al año que viene”.

También destacó que las inversiones que va a realizar el Ayuntamiento para el próximo año, “nuevamente van a ser una realidad gracias a los recursos propios de este Consistorio, que no va a endeudar a los talaveranos”.

Arturo Castillo apuntó que este presupuesto está nivelado en gastos e ingresos acorde a las previsiones de intervención que “ha informado favorablemente sobre las cuentas”. El edil recordó que esta forma de realizar un presupuesto no tiene que ver con lo que se hacía en anteriores legislaturas, “donde se llegaron a inflar los presupuestos en 10 millones de euros y eso nos generó problemas de tesorería graves”.