23
Jue, Nov
25 Nuevos artículos

España cae ante Lituania y peleará por ser séptimo en el Europeo U16

Baloncesto
Typography

Tras la derrota que apartó a la Selección Española de las semifinales en la tarde del pasado miércoles, el cuerpo técnico dirigido por David Soria tenía en su mano la siempre complicada misión de poder rehacer anímicamente al grupo para comenzar un nuevo camino con su lucha por la quinta plaza. Un complicado reto ante la siempre complicada Lituania y que llegaba en una jornada de viernes marcada por los atentados sufridos en Cataluña por los que el equipo lució crespones negros guardando un minuto de silencio en los prolegómenos del choque.

Pese a ello, el equipo español supo controlar las emociones para comenzar con paso firme un encuentro en el que Lituania trató de mandar durante los primeros compases (4-0) pero en el que la puesta en escena nacional desembocó en las primeras acciones en positivo de la pareja interior formada por Aldama y Pradilla. Con ambos jugadores aportando solidez interior y los primeros cambios en la línea exterior, el equipo adquirió confianza tras una canasta de Alessandro Scariolo que entregó a España la primera renta de la tarde (6-10). Lituania paraba el partido pero, pese a ello, España se sentía tan cómoda como transmitían los puntos de un Marc García que ayudó a que el equipo mantuviera una renta que pudo ser mayor si no llega a ser por el triple con el que Lituania cerró el primer acto (15-18).

Regresó la Selección a pista para devolver, en su primera acción, el triple con el que Lituania había lanzado su primer intento de remontada pero una buena circulación de balón y un crecimiento desde la defensa llevó a nuestro rival a invertir muy pronto su suerte. Con Scariolo al uno -4 puntos consecutivos- los hombres de David Soria encontraban el oxígeno necesario en ataque (25-27) para resistir las embestidas pero Lituania se encontraba muy metida en el parido y, con cuatro minutos casi perfecto, despegó en el marcador para poder tomar una cómoda renta a unos segundos del descanso. Un duro golpe que se unía a la marcha al banco por lesión de un Javier García que no pudo participar ya en el encuentro (38-29).

Poco mejoraron las cosas tras el paso por vestuarios para una Selección Española con las ideas y conceptos claros pero a la que le faltaba acierto en ataque donde el aro rival escupía los tiros más sencillos. Lituania no desaprovechó la ocasión para seguir sumando lo que obligó a David Soria a parar el encuentro para tirar de pizarra (44-29). Subía España las líneas defensivas y eso permitió al equipo robar los primeros balones de un cuarto en el que la defensa en zona no sirvió sin embargo para intimidar a una lanzada Lituania a la que el marcador respaldó su trabajo alcanzando muy pronto la veintena de tantos de diferencia (54-34). Haciendo gala de un notable poderío físico, los interiores lituanos castigaban el aro español mientras los exteriores hacían lo propio desde el perímetro con dos triples consecutivos (64-37), España lo intentaba de todas las maneras posibles pero, pese a ello, Lituania se marchaba al último entreacto con su máxima renta del partido (+27 / 69-42).

Imprimiendo una nueva marcha al encuentro y a base de una intensa presión a las líneas de pase, España logró reducir ligeramente las rentas al comienzo del último cuarto. Recortando 9 puntos en algo menos de tres minutos con un parcial de 5-14, el equipo logró intimidar a una Lituania que tiraba de tiempo muerto para reorganizar una defensa zonal (74-56). España vivía sus mejores minutos del partido y es se notó en el marcador donde el equipo llegó a colocarse por debajo de la decena de desventaja pero la rápida reacción lituana y la falta de tiempo hizo que los 38 puntos anotados en el último periodo no fueran suficientes para culminar la remontada (92-80).