El Mundial de MotoGP cambia de escenario pasando de Chequia a Austria

Álvaro Bautista
Typography

El Mundial aterriza en el Red Bull Ring para la undécima prueba del Mundial. Todo sigue abierto en la llegada a Austria: Marc Márquez (Repsol Honda Team) asestó un golpe a sus rivales con su magnífica estrategia en Brno. Aunque haya opiniones que señalan que fue un golpe de suerte, lo cierto es que la jugada le salió redonda y sumó un nuevo triunfo que le coloca más líder de la clasificación con 14 puntos de ventaja. El Mundial sigue en un puño: 31 puntos separan a los 5 primeros.

En a previa del #AustrianGP, no nos podemos olvidar de que el lunes post carrera sirvió como jornada de test oficial para los equipos de la categoría reina. Todos los conjuntos buscaron, cada uno con sus métodos, concentrar su potencia en partes inferiores de la moto, intentado evitar wheelie (levantamiento de la rueda delantera) en la aceleración. Algo importante en circuitos con tantas rectas como el Red Bull Ring.

Aunque pueda parecer que este Mundial de MotoGP tenga ya color naranja y rojo, quedan muchos circuitos, y no todos favorecen a las Honda. En la República Checa, sus rivales supieron sufrir y minimizar la pérdida de puntos. El que sea más regular se acabará llevando la corona.

En ello está Maverick Viñales (Movistar Yamaha MotoGP) quién afirmó haber “recuperado la confianza” tras la carrera de Brno en la que consiguió subir al podio. El de Roses se sirvió de la configuración de su compañero Valentino Rossi (Movistar Yamaha MotoGP) para arreglar sus reglajes el domingo de carrera.

Precisamente el nueve veces Campeón del Mundo es otro que demostró un gran ritmo en el Automotodrom de Brno. Tras su desastrosa estrategia de detenerse el último a cambiar su moto, tiró de coraje para remontar y ser 4.º, dejando su distancia con Márquez en 22 puntos. El italiano no se rinde, al igual que el año pasado en la llegada a Spielberg.

Otro que no da su brazo a torcer es Dani Pedrosa (Repsol Honda Team). Cuajó una carrera ‘casi perfecta’ en Brno, sólo le faltó haber entrado en la misma vuelta que Márquez para poder haber seguido su estela y luchar con el de Cervera por la victoria.

A priori, atendiendo a los resultados del pasado año, este es un circuito propicio para la aceleración de la Ducati. La marca de Borgo Panigale tiene muchas esperanzas depositadas en este fin de semana, las rectas del trazado austriaco favorecen a la potencia de la DesmosediciGP 17, superior al resto en aceleración y velocidad punta. El pasado año logró un doblete histórico, algo que no lograban en Ducati desde el año 2007 en Phillip Island por medio de Casey Stoner y Loris Capirossi.

En 2016, Andrea Dovizioso (Ducati Team) no se mostró contento con la elección de los neumáticos, este año probablemente no cometa el mismo error. El italiano está obligado a recortar puntos en una pista que le favorece, y tendrá bajo sus espaldas toda la presión. Cosechó un discreto 6.º puesto tras la carrera de Brno, posición que le permite estar a 21 puntos del líder.

Además de los cinco magníficos, otro favorito para la victoria será Jorge Lorenzo (Ducati Team). Por dos razones principales: tiene la moto ideal para este Circuito y el año pasado fue el piloto ‘no Ducati’ más rápido al conseguir una buena 3.ª posición. El balea ya usó su nuevo carenado en Brno, un trazado en el que “estaba para ganar”.

Tampoco se puede olvidar en esta ocasión a Danilo Petrucci (Octo Pramac Racing). Cuenta con el mismo material que las Ducati oficiales y ha demostrado que tiene lo que hay que tener para subir al podio. Su compañero Scott Redding (Octo Pramac Racing), también logró una buena octava posición. A pesar de su mala carrera del pasado año, la regularidad de Cal Crutchlow (LCR Honda) nos obliga a no perder al británico de vista.

Pese a que Andrea Iannone (Team Suzuki Ecstar) ya no monta una bala roja, correrá extramotivado en Austria, el año pasado hizo la Pole y consiguió su única victoria. Es uno de sus circuitos preferidos y busca dar ese paso adelante con la Suzuki. El equipo Red Bull KTM Factory Racing correrá por primera vez en casa. Esta vez, además de Pol Espargaró y Bradley Smith, Mika Kalio se unirá a la escuadra naranja.

Aleix Espargaró (Aprilia Racing Team Gresini) buscará la suerte que le está faltando esta temporada, Álvaro Bautista (Pull&Bear Aspar Team) pretende resarcirse de su caída en Brno y Héctor Barberá (Reale Avintia Racing) retorna al trazado en el que se adelantó en la salida el pasado año. 

 


Caesarobriga.com